sábado, 23 de junio de 2012

RESEÑA HISTÓRICA DE LA MARINERA




ORIGEN
Los antecedentes más lejanos de la marinera se encuentran en el fandango y las tonadillas populares españolas que el mestizaje hizo inconfundibles. Los estilos musicales de la península Ibérica habían llegado a Perú bajo diversas denominaciones  y en los viejos tiempos se le conocía indistintamente como maicito, ecuador, sanguaraña y chilena. Estos serian los precedentes de la marinera. (JULIO ROJAS MELGAREJO estudios inéditos)
Hay que resaltar en la lista de danzas precursoras de la marinera a la denominada “Zamacueca”   cuya etimología del término seria “zamaclueca” para dar a conocer que la zamba por sus contorneos y felinos movimientos esta como la gallina que ha puesto un huevo como empollar: “clueca”

En  1800  se acusa el recibo de un baile llamado "Zamba" que posteriormente es llamado Zamacueca, y que los africanistas sindicaron como madre de la Marinera. Por su parte CARLOS VEGA, afirma que este baile nace en Lince, posiblemente en 1610, clasificándole en el grupo de danza de pareja suelta, independiente, picaresca y que utiliza como aditamento el pañuelo. Para el costumbrista FERNANDO ROMERO, la Zamba, baile colonial de bozales y mulatos, fue madre de la Zamacueca y abuela de varias sub formas coreográficas peruanas entre las que se cuenta la Marinera. 


Transcurre el 800 con sucesivos cambios de nombre de este baile conociéndosele como "mozamala", "zamacueca", "el baile del pañuelito", cambios que obedecen a los sucesos de la época y  la evolución de la cultura y la condición social de la gente. Posteriormente teniendo en cuenta  su semejanza  con la cueca chilena, recogió nuestro baile el apelativo de la chilena. Después de la Guerra del Pacifico  (1879-1883) y por iniciativa de Abelardo Gamarra “El Tunante”, se creía impropio mantener en boca del pueblo semejante título y sin ningún acuerdo de Consejo de Ministros y después de meditar el presente título, resolvimos sustituir el nombre de “chilena” por el de “Baile de la Marinería” o “Marinera”, tanto por en aquel entonces la marina peruana llamaba la atención del mundo entero y el pueblo se hallaba vivamente preocupado de las heroicidades del “Huáscar”, cuanto por el balanceo, movimiento de popa, etc., de una nave gallarda dice mucho con el contoneo y lisura de quien sabe bailar, como se sabe, el baile nacional.


En conclusión Se rebautizó como baile de marinería o baile de la Marinera en homenaje a la Marina Peruana por las heroicidades del Huáscar que combatió en el Pacífico a la gran flota chilena, en 1,879 el periodista y gran folclorista costeño ABELARDO GAMARRA "El Tunante", bautiza con ese nombre a la Zamacueca, simbolizando las jornadas heroicas del gran Miguel Grau en el legendario Monitor "Huáscar", por el vaivén marino que caracteriza el "cimbreo" de nuestro baile. Así se consagró definitivamente como: "MARINERA". 


En 1893 se escribió la primera Marinera para piano y canto, llevando como letra una linda canción callejera de José Alvarado "Alvaradito", el más popular y criollo de los compositores capitalinos de ese entonces y música de Abelardo Gamarra "El Tunante", siendo llevada al pentagrama por la entonces niña limeña Doña ROSA MERCEDES AYARZA, fue publicado en 1899 con el nombre de "Razgos de Pluma" dedicado por su autora a don Abelardo Gamarra. 

En esta forma Julio Rojas Melgarejo, aclara que la "Concheperla" no es más que copia fiel de la marinera "Rasgos de Pluma", revela además que la primera marinera que compuso "El Tunante" se llamó "La Antofagasta" y fue escrita en marzo de 1879, con Nuñez del Prado, inspirada también en la guerra con Chile.


Abelardo Gamarra “El Tunante” a su regreso de la Argentina, publica sus crónicas en el diario “con la finalidad declarada por él mismo “dejar ideas perfectas que han de servir a los artistas, para continuar la obra de formación de nuestra realidad”. En ese entonces da a conocer su opinión sobre nuestro baile de la siguiente manera: “La Marinera es como el bamboleo de dos flores que se yerguen frente a frente en su tallo y cuyo perfume misterioso junta el aire. En una marinera puede apreciarse parte por parte de la gentileza, toda, de una mujer, y la gallardía de un hombre, la cabeza, el busto, las líneas del cuerpo y como destreza los pies... Para bailarla se necesita gusto, gracia, garbo y todas las G, como gallardía y guaragua, que es como don de dioses”.





HISTORIA DEL PROCESO DE MASIFICACIÓN DE LA MARINERA



Antes de entrar a describir cual fue el proceso por el cual la marinera cuenta con manifestaciones similares a nivel internacional, es importante saber que de un tiempo a esta parte se habla mucho de la marinera con criterios despectivos en torno a su origen; pues bien, bueno es decirles que su origen es netamente peruano y que tiene como antecedentes a los bailes de tierra como el “Mis mis”, “La jota”, “El gato”, “Zapateo”, “El agua de nieve” “El gallinacito”, “La chacarera”, “Don Mateo” y la “Zamacueca”, que fue madre directa de la Marinera y que según los estudios realizados por el historiador chileno Benjamín Vicuña Mackena y en un trabajo recopilado por el Sr. Aurelio Collantes, llamado “La voz de la Tradición”, manifiesta que el baile de la Marinera fue llevado a Chile por la “Monona”, una zamba limeña, graciosa, posiblemente malambina, del barrio popular epicentro de la Moza mala, gleba experta que derramaba lisuras en las bullangueras picanterías y casuchas precarias rambieras de tajamar.


La “Monona” viajó a Chile en el año de 1828 ó 1829 (Fecha no definida por los historiadores) en calidad de doméstica del Ministro Lambayecano. Don José de Rivadeneyra y Tejada, notable prócer de la independencia, general y político, “La monona” abandona a sus patrones en el año de 1830 y funda el “parral”, una especie de picantería donde se expendía platos típicos del Perú y también se bailaba el nuevo ritmo llamado “La Zamacueca”, baile que poco a poco se fue imponiendo por la gracia como la bailaba la “monona”. Es así que incluso el nombre fue adaptado en dichos países, siendo más conocidas como zamba en Argentina y Cueca en Chile. Ocurrio que la zamba­cueca perdió la cabeza en Chile y se llamó cueca, la cola en la Argentina quedándose en zamba y aquí, con tanto movimiento perdió una letra y se denominó zamacueca...


Posteriormente empieza la guerra con Chile y la “Monona” decide regresar al Perú y con ella trae el ritmo más perfeccionado y empezó a llamarla “la chilena” dejando de lado su nombre de pila, con el conflicto, los peruanos ya no podían seguir llamándola “la chilena”, es allí donde entra a tallar don Abelardo Gamarra “El Tunante”, decide cambiar el nombre a nuestro ritmo para evitar confusiones y le pone MARINERA nombre con el que se le conoce hasta ahora. 

Como podemos apreciar, la marinera, es más peruana que el ceviche preparado con ají de Moche.
La marinera es producto del mestizaje hispano-indigenista, con aportes culturales traídos por el negro africano y caribeño


TEORÍAS SOBRE EL ORIGEN DE LA MARINERA: 


De las variadas concepciones de folkloristas y costumbristas que se ocupan de este tema, y ante la falta de fuentes de información exacta, se desprende cuatro corrientes que agrupan a diferentes personalidades en cada una de ellas las mismas que presentan sus argumentos o tesis para  explicar su origen y evolución y estas son:



  1. Corriente peruanista que afirma que la zamacueca es de origen netamente nacional e inclusive encuentra sus orígenes en la época de expansión de los Mochicas y de los Incas, con vinculaciones a las costumbres funerarias de los antiguos habitantes del Tahuantinsuyo, proviniendo su nombre del quechua Zawani (Raíz: sama o zama), que significa descansar, baile del día de descanso, "Zamiquiqui" esto es descansar, holgeos (en la colonia) el amo o sus siervos y empleados al cabo de una semana de rudo trabajo. Tales afirmaciones se respaldan en la existencia de huacos que muestran parejas danzando este baile. El historiador peruano ROMULO CUNEO VIDAL, expresa textualmente que la zamacueca fue la danza de la holganza y de la alegría, su nombre derivado de zawani significa: La mujer y el hombre tienen una especie de bolso o pañuelo, el esta con la mano en la cintura y ella la tiene en la espalda. 


  2. Los hispanistas: Son aquellos que tratan de explicar el origen español del baile, seguramente a la llegada de los españoles, sus ritmos hispánicos…………….. dieron base a la marinera, cuyo origen no lo sabemos. Pero una vez consolidada la conquista, las familias españolas instaladas aquí para colonizar nuestras tierras, conjuntamente con el aporte de su cultura brindaron sus dotes artísticos, pero por otro lado, España era uno de los países más importantes del Viejo Mundo donde se conocían sus finos bailes de salón, como el Minué, Cuadrilla, Rigodón, la Jota que por su elegancia y movimiento de prestancia y señorío, pudieron haber sido fuente de inspiración para la Marinera.
    Los españoles en sus manifestaciones sociales exponían bailes de salón como Minué, Cuadrilla, Rigodón y otros que por sus elegantes movimientos de prestancia y señorío, pudieron haber sido fuente de inspiración para la Marinera, lo cuál lógicamente pudo haber sido copiado por la servidumbre y el pueblo que lo espectaba en los regios salones. Más hay una razón de peso que hace suponer que la marinera en sus primeras manifestaciones como baile popular, no es de origen auténticamente hispano, esta tiene un carácter religioso, pues el fanatismo religioso de esa época tildaba de sacrilegio a la exageración de los pasos, y lo erótico de los mismos, en las distintas clases de la sociedad.

El estilo melódico y el empleo de la tonalidad presentan a la Zamacueca, como parte de la música hispana. El uso armónico de instrumentos como la guitarra y el arpa resulta eminentemente europeo.

  1. Los africanistas.-Estos juzgaban que la Marinera es de origen negro. Se fundamentan, en que este baile siempre tuvo como cultores a los zambos y negros, quienes con sus cantos y danzas imponían las costumbres del lejano continente teniendo en cuenta que toman a la “zamacueca” como madre de la marinera, y además: su quimba y pícaro movimiento, el zapateo, el escobillado y el uso del cajón, conviene hacer una aclaración; en principio se utilizaban aquí (en el Perú) botijas partidas por el medio y cubiertas a manera de tambor, con el pellejo seco de carnero y templado en el tono conveniente. 
    Hay en la marinera el indudable pasado negro que le viene a través de su madre la Zamacueca. el elemento negro está en la voz del cajón que se expresa roncamente por ciertas partes de la melodía alegre e incitante, en el acoso sexual con que el varón persigue a la dama y el quimboso donaire con que ella esquiva.



La etimología del término "ZAMACUECA" sería: "ZAMACLUECA" para dar a conocer que la zamba por sus contorneos y felinos movimientos está como la gallina que ha puesto un huevo como empollar: "CLUECA". 


NICOMEDES SANTA CRUZ, dice que no fueron zamba y cueca las palabras que dieron origen a la zamacueca, sino Samba y Cuque, de Kibunda "venia"para iniciar el lundú

Fernando Romero, es uno de los defensores de este ardoroso debate por el origen africano de la zamacueca. Dentro del panorama coreográfico y musical del pueblo del Perú – dice – “El siglo XIX pertenece a un baile del que parece derivarse todos los que hoy se ven en nuestra costa: Zamba – clueca, zamba – cueca, zama – cueca aunque no haya nada que lo pruebe de manera definitiva, se cree que la danza aparece primero como zamba y luego recibe el adjetivo que trata de precisarla. Dentro del simbolismo del gallo y la gallina que los derivados de la zamacueca parecen tener, este adjetivo creo a la zamba pollerona que se mueve irguiendo el cuello y las caderas en rítmica alternancia, como el ave que parece representar cuando se encuentra en estado de aovo”.

Argumenta Romero en abono de sus tesis que en el pasado, cuando los viajeros llegaron al Perú,  al hablar de la zamacueca, señalaban a zambos y negros como los cultores de maestros de este baile.
Según JOSÉ GÁLVEZ BARRENECHEA, anota que la Marinera “es un baile tan fino, que aún teniendo expresiones borrascosas, no puede tener origen africano, primordialmente; es una danza superior, evolucionada, por lo complicado de su música, es una manifestación más elevada, que la de los Candombes y Bambulas africanas”.


  1. Los hispanos – africanistas Es la teoría aceptada por los estudiosos de la marinera por las razones siguientes: una vez establecidos los negros en el país, observaron el baile de los europeos y lo practicaron en los galpones para finalmente dar la estructura que hoy tiene más o menos la marinera, así comenzó la introducción negra en nuestros bailes y música. Estas dos manifestaciones se tornaron más vivases con el uso de cajón; en resumen, los portadores de la cultura negra bailaban imitando la coreografía de salón occidental y también le dieron un porcentaje de su propia cultura dando como producto La Marinera. Un estudio pormenorizado posterior, nos podrá dar mejores luces respecto a los distintos niveles de influencia. El aporte hispano se manifiesta en ciertos movimientos de pie femeninos y la suave elegancia con que la mujer maneja el pañuelo nos recuerda ciertos ritmos hispánicos de salón: el Minué, la Cuadrilla, el Rigodón y otros que por sus elegantes movimientos de prestancia y señorío pudieron haber sido fuentes de inspiración para la Marinera.


Los Quechuistas  Pero ante tal herencia africana se levanta otra indígena y a pesar de su atuendo colorido, en toda marinera suena un ¡Ay! dolorido que en la voz indígena se queja todavía de épocas de explotación y menosprecio, aunque tampoco faltan los elementos que toma del huayno común, el que recuerda felices tiempos.

Los defensores de esta teoría plantean que La Marinera importada por los españoles tuvo contacto aborigen, pero sus sostenedores carecen de fundamentos sólidos como para defender tal afirmación, ya que los únicos aciertos que tienen son el de indicar la utilización de ciertos vocablos indígenas tal como “catay”, “chumay” , “jajay”, en la letra de algunas marineras, también que en las reuniones de los andes se baile con fuga de huayno, y por otro lado tienen presente que los españoles radicaron primeramente en el interior del país y fundaron ciudades, pudiendo dar motivo a que los nativos copiaran sus bailes.
Con la llegada de los españoles a América Latina, los ritmos diferentes del viejo mundo se refugiaron deleitados en nuestro Continente: vino el "Fandango" que mezclado con las "Cashuas" determinó el nacimiento de otros bailes. Luego nació el bullicioso Tas-be mejicano, el Cielo Gaucho argentino, el Zambo venezolano, el Bambuco granadino, el Amor Fino ecuatoriano y la Sajuriana chilena (casi al igual que en el Perú el Toro Mata que encandilara a los viejos negros en las noches bohemias cerca a los viñedos). 


Pero para este último planteamiento, es bueno el aclarar, que los conquistadores se instalaron con el propósito de explotarlos más que de apoyar a la cultura, más aún que los aborígenes vivían tan oprimidos y apesadumbrados, por lo que era lógico pensar que ya no tenían ánimo para plasmar este baile. Como vemos, la marinera, el baile nacional peruano, tiene su origen en un mestizaje hispano indigenista, con posterior influencia de los aportes culturales traídos por el negro africano y caribeño. El predominio de unos y otros depende de las regiones y sus culturas.
La danza nacida de la vieja Zamacueca, ha cobrado carácter propio y sea limeña, norteña o serrana, la Marinera es peruana y nacional, y ella como nuestro pueblo han tomado elementos que pertenecieron al blanco conquistador, al esclavo de ébano africano y al quechua cobrizo sentimental.


VARIANTES REGIONALISTAS: Creemos que posteriormente surgió una interpretación regionalista del baile. Los andinos vieron a la marinera ya definida en la costa y la bailaron a su modo sin agregarle ni sustraerle nada de su fondo, ya sea por la rudeza o capacidad interpretativa, y así pues poco a poco fueron dándole un ritmo distinto a la marinera costeña, agregándole movimientos menos elegantes y como resultado tendríamos lo que hoy se llama marinera de Puno, marinera del Cuzco, marinera de Arequipa y Marinera de Ayacucho, etc.

A partir de esa época la Marinera comenzó a difundirse con mayor salero, volviéndose más insinuante, el mulato que perteneció al estrato social de la gente de “medio pelo” le agregó una de sus características: La picardía hacia su pareja para luego ser difundida por los huertos, los jardines, solares y los callejones, popularizándola y haciéndola criollísima y bulliciosa, fue esta época la de su apogeo, (la del padre Chueca) para luego decaer, debido a la importancia /IMPORTACION de bailes extranjeros, pero tenemos la satisfacción de que después de un prolongado letargo, vuelve a ocupar justicieramente su trono criollo, y se baila La Marinera en los salones de los grandes aristócratas como también en la más humilde casa del pueblo.


Y el escritor ENRIQUE LÓPEZ ALBUJAR escribió: que “viendo bailar la marinera como se baila en el Perú, razón hay para decir que la madre puede ser de cualquier parte, pero la hija es de aquí”.






CONSIDERACIONES GENERALES DEL BAILE

La Marinera es un baile de tierra, motivo por el cual las parejas no deben de levantar ostensiblemente los pies y quienes lo levantan le dan al baile un matiz inapropiado, degenerando su estética.



ü  Originalidad y Personalidad

Este baile posee personalidad propia, originalidad específica, elegancia fina, es jaranera y contagiante, posee nomenclatura y fondo; desde el momento que se definió como mestiza y criolla. Es así que bailar la marinera causa una satisfacción que cuando se práctica se vive con ella y que sublima a todos los presentes elevándoseles el espíritu; por ello es el número central “broche de oro” de toda reunión peruana. Ostenta la marinera exuberante carácter y no necesita de otros aliados o bailes para que la sostenga


ü  Significado e interpretación

Este baile es de galanteo, la dama lo baila desafiante, altiva y señorial, sin dejar de ser picara a la vez, para interpretarla bien es menester tener en cuenta estas características, las que deben reflejar con su coquetería, y consiste en no apartar la vista de la pareja a quien se enamora, “el conquistador” desafía con la seguridad del triunfo a su pareja; como hombre exento de machismo, se muestra en todo momento gallardo, conquistador, pícaro y perseguidor. Su mensaje es de enamoramiento. Durante la ejecución del baile, el varón pretende lúdicamente el asedio amoroso a la dama y, por su parte, la dama muestra su resistencia a los lances del varón con mucha gracia. Cuándo en ocasiones, se baila con algún pariente cercano o alguien de mucho respeto y no es posible expresar enamoramiento, el varón debe mantener frente a su pareja el gesto caballeroso y galante durante el baile, variando así el mensaje según la circunstancia.

ü  Su aire   Este baile es de aire suave, cuando una pareja gira o avanza con finura y majestuosidad vaporosa, siente la sensación de hallarse en las nubes, es por esta razón que se llama con título propio “la reina de los bailes criollos”.

¿QUÉ ES LA MARINERA?


La Marinera es hoy un baile popular de nuestro Perú, Y POR ESTE HECHO DE ser peruana y ella ha tomado los elementos que pertenecieron al blanco y dorado, conquistador, al esclavo del ébano africano y al quechua cobrizo sentimental. Ese tricolor de razas  han hecho la cultura de nuestro pueblo: El español, el africano, el quechua.


Y pasando al tema de fondo ¿qué es la interpretación de la Marinera?, eso depende de cada intérprete, de cómo lo expresan y sienten la marinera, en síntesis sería: “La persecución del varón a la hembra, ante esta, ella con picante gracia y voluptuosa coquetería escapa, tienta afrodisíacamente y vuelve a huir, pero siempre sin presentar la espalda, y retorna a ofrecer, mientras su mirada incita y ruega, promete y rechaza, sus caderas bate con deseos de conciencia, cada esquince crea una suerte de torbellino erótico, voluptuoso y palpitante, que hace girar al hombre como una tromba en torno a la pareja; así hasta que en medio de la elegancia que hay en la quimbosa media vuelta y el revolotear del pañuelo, ella finge una entrega y luego él triunfante y vencido, besarla con la mirada en una rendida adoración.

En un artículo titulado “Un ensayo sobre la Marinera” por Augusto Montoya,  describe a nuestro baile que la “Marinera es un baile que en esencia tradicional, transmite un mensaje de amor entre la pareja, que se inicia con un tímido e inocente paseo y saludo de gente fina con el pañuelo enarbolado y mirada insinuante con graciosa sonrisa que pinta de cuerpo entero la picardía de la gente criolla, para luego desplazarse la pareja por quiebros ruborizantes así como de esquives galantes, pero con la neta intención del amor prohibido, para luego enfrentarse en una casi actitud de conquistador conquistado por el amor de su pareja: el baile cuyo desarrollo total es adornado por el pañuelo ya enarbolado, ya bajo, pero siempre galante.



MODALIDADES DE LA MARINERA 



Nuestro Perú tiene una variedad de bailes típicos y folklóricos, cuenta con una riqueza de un incalculable valor cultural a nivel mundial. La Marinera “ES UNA” y se baila en todo el Perú de acuerdo a las distintas regiones y modalidades.

Según el Dr. Augusto Montoya Durand, conocedor de estos menesteres, expresa que la Marinera tiene tres modalidades y son: limeña norteña y serrana: a esta afirmación, en estos últimos tiempos podríamos hacerle un agregado, ya que basándose en la teoría de que la marinera es bailada a nivel nacional y que en cada lugar o región se interpreta con matices propios de la misma, adaptada a la forma de sentir e idiosincrasia de cada poblador; según estudios algo más modernos se ha podido determinar que en la zona selvática de nuestro territorio también se practica marinera la que es interpretada a dos pañuelos y tiene por nombre Marinera Amazónica

La Marinera Limeña:  es garbosa y señorial, de pasos cortos, exige reglas estrictas en sus cantos y bailes sumamente elaborados. Antes zamacueca, en su estructura literaria está compuesta por tres estrofas. A esta Marinera que es garbosa y señorial se le a adicionado, no se sabe cuando con exactitud (aunque en algunas reseñas por Manuel A. Fuentes se mencionaban zamacuecas con fugas) la resbalosa y fugas (que se cantaban y se bailaban antes en forma independiente). Tanto resbalosa como fugas son de raíces negras y sus bailes más acelerados que la Marinera.
La Marinera Norteña:  Esta modalidad, la que igualmente debe ser métrica y cuyo proceso de origen, aún cuando pudo ser paralelo al de Lima, fue totalmente distinto, tiene una estrecha relación con el tondero no tanto por su mensaje amoroso que muchos bailes del mundo lo tienen y tampoco por su “forma” sino por el “fondo”.



Tengamos presente que la “forma” cambia con el tiempo y la evolución de los pueblos; el “fondo” que es donde se encuentra la tradición no cambia ni con el tiempo ni con la evolución. La Marinera Norteña, es jacarandosa, ferviente y vibrante, ritmo alegre, presenta mayor libertad en sus figuras coreográficas, es un baile de pareja suelta, de espacio bajo y picaresco, cuyo adorno principal es el pañuelo. Sin él no hay marinera, así nació y perdura en el tiempo,  su baile es  intencionado con una primera parte de amores que se inicia con el paseo y pañuelo enarbolado buscando a la dama que también avanza erguida para corresponder el saludo y esquiva con nobleza expresando un rubor de inocencia pero pícaro y bien calculado: el hombre tratando de conquistar con el asedio constante a la pareja, esta citando al macho y a tenerlo cerca de la sensación de estar vencida, rehuye, se aleja y lo vuelve a citar, sabedor de que triunfa ante su pareja, ondula caderas y se enfrenta a su pareja en la fuga rozando caderas. Allí se levanta jactanciosa, elocuente, como gallito conquistador, pero termina vencido por el amor de su pareja.
Así es esta modalidad de marinera, que es abierta y de libre expresión. Pero por “tradición” debe de conservar, y de hecho conserva su esencia, trasmitiendo su mensaje amoroso. Cierto es que toda coreografía por avanzada que sea debe guardar siempre ese mensaje dentro de lo posible conservar como estructura básica el infaltable saludo, mínimo de dos careos y el enfrentamiento en fuga, terminando el hombre como un conquistado, por el amor de su pareja.

La Marinera en la Sierra Norteña   Especialmente en la sierra del departamento de la Libertad y de algunas partes de alto Piura, así como en Cajamarca, la Marinera tiene la particularidad de rematar su segunda con una especie de huayno que suele denominarse serranita, chica o cariñosamente, chiquita.
La Marinera Serrana:  Esta es consecuencia directa de las anteriores y como tal su estructura literaria debe ser métrica. Su baile denota sentimiento de los habitantes de las alturas peruanas como expresión quizás descendiente de la Cashua (como lo recopiló el Obispo Martínez de Compagñón) o Kaswa (como lo describía José María Arguedas), baile igualmente de relación amorosa aunque con cierta monotonía que debe ser rematado con un alegre huayno. Su ritmo es lento, su melodía es cargadamente sentimental, como una expresión quizá descendente de la Cashua incaica; posee una gran influencia del huayno.
En consecuencia, el Sr. Montoya recomienda tener presente que la Marinera es peruana, y es una sola, su mensaje es el mismo; que sea de Lima, que es norteña que es serrana, QUE IMPORTA ES NACIONAL, ES PERUANA, ES NUESTRA, ESO ES “MARINERA” Y BASTA.

La marinera serrana se caracteriza por su remate de huayno cuya característica es especial en su melodia y canto, con un amargo, triste y melancólico, como el hombre de la sierra y cuyo remate siempre está acompañado de su huayno pandillero.



COREOGRAFIA



La marinera es un baile de “coreografía abierta”, es decir que no posee figuras distintas y depende de cada interprete que entienda que la marinera no es una “Danza” y para su realización y ejecución de las figuras deben de respetarse la “estructura y reglas del baile”, así como los estilos que sean “propios” por lo que debe primar el “improtus” personal o con la orientación de un profesor evitar llegar a las exageraciones ni de actitudes grotescas.


Como explica don Ricardo Palma, respecto a la Marinera: “La Marinera, en su ejecución, es un baile generalmente vulgar y muy excepcionalmente espiritual todo depende del alma del que la siente...”

Estructura de la marinera

Toda marinera de cualquier lugar de nuestro país, consta de las siguientes partes:

1. Invite o llamado
2. Paseo
3. Espera
4. Saludo
5. Careos
6. Fugas

1. INVITE O LLAMADO.- Son los primeros compases que se escuchan, ya sea de melodía o de persecución, con los cuales se invita a bailar.

2. PASEO.- Es precisamente un paseo que hace el varón y la dama luciéndose antes de tomar su lugar (según la región que se trate) y se ejecuta al compás del repiqueteo del cajón (si es conjunto), de tarola (si es banda), en el caso del arequipeña en el bordoneo de la guitarra.

3. LA ESPERA. Varón y mujer se ubican frente a frente, manteniendo siempre cierta distancia, mirándose y realizando movimientos marcados en su sitios (arequipeña) o laterales, sin desplazarse significativamente, pudiendo hacer vueltas y contra vueltas alrededor de sus respectivos lugares, sin ejecutar zapateos.

4. EL SALUDO. Culminada la introducción musical, los cantores inician la entonación de la marinera. Es el momento en que la pareja avanza al encuentro mutuo y una vez cerca de corresponder mutuamente el ceremonioso saludo de cortesía, con movimiento del pañuelo: Es muy importante resaltar la función el pañuelo en el baile de la marinera, ya que es la prenda básica, primordial e insustituible por otra prenda del bailarín. EL PAÑUELO es el instrumento de lenguaje en la Marinera. Es labor de todo aquel que quiera denominarse como folklorista, corregir a aquellos irreverentes que para interpretar una marinera a veces cogen una servilleta y es mas otros mas osados aun, utilizan un trozo de papel higiénico, haciendo gala únicamente de su ignorancia e incultura

5. LOS CAREOS.- Son los momentos del baile en el que el varón van conociéndose en sus potencialidades y midiendo sus fuerzas el uno frente al otro (es decir cara a cara) siendo discretos en el “primer careo” para ser más insinuantes en el “segundo careo”. El primer careo es más corto que el segundo y durante ambos los bailarines hacen requiebros, quites, acercamientos o entradas.

6. LAS FUGAS O REMATES.- En las fugas, es la parte en la que los bailarines hacen gala de sus habilidades y destrezas, tratando de superar al otro, y van en intensidad, los zapateos y demás variantes en que el varón no se da por vencido ante el encanto de la dama. La dama nunca debe levantar la falda exageradamente ni hacer abuso de ella durante todo el baile, ya que su uso es solo para insinuar algo, es decir mostrar el filo de la enagua y adornar la cadera.


En el caso de la arequipeña el movimiento es vertical y al frente con los codos separados del cuerpo, sin descuidar el mensaje del baile. La fuga termina con vuelta y posee final triunfal.


PRINCIPALES DEFECTOS EN LA EJECUCIÓN DE LA MARINERA

Constituyen defectos al bailar la marinera:

1. Iniciar el baile sin el tradicional paseo y saludo.
2. Hacer el saludo con la cabeza cubierta por el sombrero. Saludar a una dama con el sombrero puesto es considerado una cortesía imperdonable en la Marinera. Esto en la marinera norteña, ya que en el resto de marineras en las que se usa sombrero no es indispensable quitárselo.
3. Permitir que el pañuelo caiga al piso.
4. Bailar sin comunicarse. La pareja debe mantener la mirada continua, pues los ojos son el elemento comunicador principal en la Marinera.
5. Coger a la dama por la cintura o de la mano.
6. Besar a la dama mientras baila
7. Exagerar los gestos de la cara, haciendo gesticulaciones varias o sonrisas fingidas.
8. Abusar de figuras coreográficas de puntualísima coordinación, debido a que se trata de un baile de ejecución independiente y las figuras coordinadas no son parte de la naturaleza de la marinera.
9. Bailar de espaldas y sin mirarse.
10. Dar la espalda a la dama cuando se baila. La dama puede volverse de espaldad en algún movimiento, pues goza de mayor libertad en el baile, más no el varón, pues ello es considerado un desplante. En tal sentido el caballero debe evitar dar giros antes que la dama.
11. Descuidar el mensaje de enamoramiento o galanteo, así como su carácter pícaro.
12. Mostrarse el varón desatento con la dama. El varón además debe mantener movimientos sobrios y varoniles.

ELEMENTOS DE LA MARINERA

El Ritmo.- Que en la banda lo determina la tarola en los conjuntos lo determina el cajón o el rasqueteo de la guitarra y los bailarines llevan generalmente marcando los movimientos musicales con los pies.

La Melodía.- En la banda lo determina los instrumentos de viento (trompetas clarinetes) y de sonido altos y los bailarines marcan la melodía con el pañuelo.

Compás General.- En la banda lo determina el bombo y la tuba en los conjuntos lo determina la segunda guitarra. A esto también se le llama “pulso musical” en donde hay algunas que son rápidas las primeras, lentas y prolongadas las segundas y brevísimas las últimas, pero en ninguna de ella significa que quede estático sobre su sitio.


Análisis de la Marinera en la Actualidad



Como podemos apreciar en la actualidad, nuestra marinera ha sufrido muchos cambios en sus movimientos sobre todo en el norte del país y vemos que los bailarines saltan como si fuera huayno, la mujer levanta demasiado la falda o peca de agarrar mucho tiempo la falda con las dos manos, y nos da la impresión de que estuviera imitando al baile panameño. En cuanto al varón empieza a correr con pasos exagerados y acrobáticos, en lo que se refiere a la vestimenta del “chalán” y haciendo referencia a esta vestimenta, podemos decir, que el varón viste bien sea todo de blanco o de crema, sea con poncho o con terno, y todos nos damos cuenta que durante mucho tiempo se viene estilizando la vestimenta tanto de la mujer como la del varón, estamos de acuerdo en cuanto al color

más no en cuanto al modelo del lugar que es su origen y también quisiera manifestarle que de “Luto no se baila”.

En cuanto al mismo baile, se ha dejado la esencia y lo ha convertido en un baile acrobático, pero lo peor es que muchos bailarines tienen una “coreografía marcada”, lo que desvirtúa nuestro ritmo desde que obtuvo su carta de ciudadanía con Abelardo Gamarra.

Ahora vemos que la marinera se baila sin zapatos, costumbre que nos legara OLGA FERNÁNDEZ “LA MOCHERA”, la que en el Concurso Nacional de Marinera de el año 1968, ataviada con contraje típico de Moche y descalza como es su costumbre interpretara la marinera a su estilo y forma tradicional es así que ahora vemos a las mujeres descalzas como lo hacen los de Moche o Monsefú, Lambayeque, Piura, etc pero ellos lo bailan así porque viene de su ancestros, pero eso no quiere decir que todo bailarín lo tienen que hacer de ese modo, como es el caso de la marinera Arequipeña o el Chalán  la que siempre se baila con calzado de color negro por cierto, cualquier otro color es un antojadizo capricho en búsqueda de diferenciación.

Puesto que la Marinera es un baile de tierra, de zapateo, de escobillado, de cepillado, punta y taco; en fin creo que lo hemos desfigurado a través de los encargados de difundir este baile, ya que no es como dice el Sr. Fernando Romero donde considera a la “zamba colonial, como madre de la marinera, al Sr. Aurelio Collantes “La voz de la tradición”, recopilador peruano y autoridad en estos menesteres quien señala al Sr. Radiguet y Strain como verdaderos historiadores de este ritmo, pues pintan de cuerpo entero y con lujo de detalle a nuestro baile nacional.

No olvidemos también que en Trujillo. “Capital de la Marinera” el Sr. Cristóbal Campana, estudioso y buen crítico, se ha ocupado en múltiples ocasiones sobre la forma como se ha cambiado nuestro baile y dio la voz de alerta para evitar que los encargados de dirigir academias de este baile enseñen a las nuevas generaciones la verdadera marinera y no otro ritmo diferente a nuestro baile peruano.

¡Imagínense! ¿Qué diría la Monona o Bartola Sancho? Si resucitarán y vieran que la marinera que ellas bailaron y enseñaron es ahora otra.

Pero lo podemos entender que la razón poderosa que ha obligado a estilizarla, es por los CONCURSOS, los que se han visto obligados a imaginarse o crear figuras y posturas ya sea los profesores y bailarines, con la única finalidad de distinguirse una pareja de la otra, es decir en sus colores de la vestimenta, figura, la estructura misma; lo que creo que si está mal en lo que se refiere la autenticidad de la ropa como la ejecución de baile.

Desde estos renglones aprovechamos la oportunidad para felicitar a todos los organizadores y participantes de marinera de toda la Patria, como una manera de mantener vivo el baile popular que nos legaron nuestros antepasados en especial a los que han realizado trabajos de recopilación en la zona sur de nuestro país como es Arequipa cual es el caso de la Licenciada Lucy Abarca de Prado, ex directora y fundadora del Ballet Folklórico de la Universidad Nacional de San Agustín de la ciudad de Arequipa

7 comentarios:

  1. no habla sobre la vestimenta

    ResponderEliminar
  2. me encanta la marinera primero porque representa a pais y seundo porque hay que identificarnos con ella tercero porque somos orgullosos de nuestro pais que es nuestra tierra donde nacimos y cresimos por eso es nuestra raza y diremos con ORGULLO YO SOY PERUANO.

    ResponderEliminar
  3. mUCHAS GRACIAS POR SUS VALIOSOS APORTES.

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias por los aportes y gracias por felicitar a la primera directora del b f de la unsa del cual soy integrante, me gustaria saber de que ciudad son ustedes para compartir un poco de nuestro folklore les dejo mi correo jcarrillob2@gmail.com
    gracias

    ResponderEliminar
  5. No habla sobre los tipos de marinera

    ResponderEliminar
  6. Gracias por el significativo aporte a la Cultura de nuestro país.

    ResponderEliminar